martes, 5 de enero de 2010






CARME PERIS EN LA SALA-TALLER DE “LA PRESÓ”

Carme Peris y sus Dissabtes lliures, presenta aproximadamente una veintena de obras, de estructura simple, cromatismo vivo y jovial, realizadas en formatos pequeños y medianos, lo cual denota la profesión de ilustradora de la artista, muy habituada a ceñirse a una marcada estructura. No es de extrañar que algunos trabajos puedan parecer viñetas en un libro, sin que por ello, la obra pierda encanto y magia.

Hablando con Carme Peris, nos manifestó como a lo largo de su carrera profesional, los trabajos que le han proporcionado mayor satisfacción a nivel ilustrativo, han sido El Canigó, basado en el poema de Mn. Jacinto Verdaguer, o el Cyrano de Bergerac d'E. Rostand, ambos para Editorial Proa.

También ha realizado ilustraciones para editoriales españolas, y en lo referente a su faceta como pintora, ha expuesto en ciudades como Bratislava, Praga o en países tan lejanos como Japón.

En sus palabras de presentación, la artista declaró que los sábados, cuando pinta es feliz. Y observando su pintura, no hay duda alguna de esa sensación: pincelada amplia y fluida, colores naturales, lejanía en sus perspectivas... Se percibe con toda claridad que Carme Peris se deja absorber por todo lo que la envuelve en el momento de pintar su obra.

Peris es más libre en el paisaje, que cuando pinta estructuras más urbanas (casas o poblaciones) – en este apartado, es demasiado lineal, muy enmarcada y tal vez poco natural – sin embargo, en los paisajes se muestra fresca y vital, desbordante de una energía innata, perfectamente reflejada en su obra, atrapando al espectador con suma facilidad, envolviéndole en hermosas sensaciones de armonía y sosiego.

De las obras presentada, destacan Colors, que da título a dos piezas, una de las cuales ha servido de cartel y de invitación, y que está llena de sensibilidad y toques románticos. La otra, impregnada de una energía vital, reforzada por las sugerencias procedentes del mundo vegetal. Sant Quim es otro ejemplo a destacar. Favarixit, nos muestra un paisaje marino sugerente y embriagador, no exento de misterio, al igual que su especial visión de Montserrat.

La obra de Peris no es ni profunda ni reflexiva. No muestra grandes mensajes, no es ni revolucionaria ni innovadora. Es el trabajo de una artista que se siente feliz pintando y lo expone al público, demostrando que cuando se es sensible, el ARTE hace felices a las personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada