miércoles, 3 de febrero de 2010

SANDRO SORIANO: PARTICULARIDADES






















Sandro Soriano (http://www.sandrosoriano.com/) expone en el Centre Atlètic Laietània, (Urb. La Cornisa de Mataró), una nueva muestra de su obra: Pintures es el título de la misma, que podrá ser visitada en este centro deportivo y cultural hasta el próximo 23 de febrero.

Observar la obra de Sandro Soriano no es tan sólo un ejercicio de simple esfuerzo visual, sino que conlleva para el espectador curioso y sin superficialidades, un análisis muy particular, subjetivo, sin imparcialidades y con gusto por lo sorprendente.

La aparente simplicidad de formas y de estética, rozando lo infantil, sin ser naïf, por supuesto, no pretende mostrarnos una imagen dulce y acariciadora de sueños e irrealidades, sino ser crítico y caustico, duro con el hedonismo y la relatividad del mundo actual.

A través de una técnica basada principalmente en las artes gráficas, Soriano se nos muestra imaginativo y resolutivo, irónico. Sus ojos alargados en los rostros de muchos de sus personajes permiten en su oblicuidad, mostrarnos el vacío de nuestras almas, ante un mundo donde hay demasiados muros que cruzar, y la creatividad queda, en muchas ocasiones sometida a descaradas manipulaciones de toda índole.

Soriano es explicito; el espectador sabe que no está viendo un cuento de hadas, sino que el artista le muestra su protesta más airada, de forma pacífica, ante la involución moral del ser humano.
Su serie Circus es la expresión más firme de su imaginación y disconformidad. El mundo “freak” del circo, siempre en base al espectáculo sin respeto para el espíritu, la belleza, la intimidad... La humillación a que es sometido el ser deforme o minusválido para goce y regocijo de espectadores carentes de todo respeto por el ser humano.

Su forma de dibujar es ágil, simple práctica, muy gráfica. Habitualmente, trabaja el acrílico y el formato de sus obras suele ser medio-grande. Su paleta de colores es variopinta, utilizando tonos principalmente suaves, pastel, muy luminosos, llenos de vitalidad, trabajando un cromatismo no exento de sensibilidad, a pesar de la mordacidad de algunas de sus obras.

Sandro Soriano no es ni paisajista ni abstracto, sino retratista del gran guiñol de lo que como artista percibe, mostrándolo su particular realidad con ironía y crudeza, aunque en alguna de sus obras, no deja de ser optimista, especialmente con sus coloristas chimeneas que se alzan por encima de la mediocridad, para atraer la inventiva.

La obra de Soriano no permite confusiones; hay autenticidad a raudales, bajo su personal prisma. Es inquieto, y busca la complicidad del espectador, sin facilitarle para nada el trabajo de comprender su obra, aunque como ya se ha manifestado, aparentemente es de una sencillez exquisita.

Sandro Soriano es joven aun para mostrarnos su constante evolución pictórica, tanto en temática como en técnica, y un valor en alza disconforme y optimista con lo que nos rodea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada