miércoles, 19 de mayo de 2010

ANDREA CARREÑO: LA PLENITUD DE LO ÁTAVICO




Pocas veces el subconsciente, a través de la derivación artística del surrealismo, ofrece al espectador y al coleccionista, posibilidades pictóricas plagadas de matices románticos, intimistas y vitalistas como los que la artista chilena Andrea Carreño (http://www.andreacarreno.com/) expone en la Fine Art Gallery de Jean Paul Perrier (http://www.jeanpaulperrier.com/), situada en la calle Mèxic, nº 5 de Barcelona.

En Selva de Espejos, título de la muestra, Carreño presenta su obra más reciente: 2005-2010 expresando con sensibilidad y sentimiento todo un universo del subconsciente, siendo la base la solidez y potencia expresiva del dibujo – es una excelente dibujante -combinando en forma de collage la técnica pictórica, a través de la utilización de un cromatismo luminoso y cálido, dentro de un contexto donde volumen y espacio están perfectamente planteados, conjugando con ello que el espectador quede inmediatamente atrapado por su fantasía.

Si bien su dominio lo ejerce en técnica mixta sobre tela, y especialmente en formato grande, lo que le permite dar cabida a su rebosante y onírica constelación, sus bocetos o sus trabajos en 30 x 30, y sobre papel, reducen por motivos de espacio el mismo, si que por ello al espectador deje de captar la maestría con que Carreño plantea sus obras, en las cuales fluctúan sin cesar la particular simbología de la artista, contrastando en su obra, o reflejando como en un espejo, el atavismo de lo cotidiano Interior con escalera, interior con ánfora y conejo, con ese mundo onírico no exento de romántico surrealismo y en homenaje constante a las formas clásicas del arte greco-romano como Dama en el parque, Paisaje con retrato, El León del Luxermburgo, etc.
Si bien la obra de Andrea Carreño es tranquila, invitando a la reflexión, no significa que no haga participe al visitante a su particular vorágine creativa: Viento III, aunque después nos emplace a su universo y confort interior: La siesta o Des del Espejo.
Una obra llena de elegantes sutilezas, sin dramatismos ni conceptos traumáticos, ni atisbos de agresividad, sino repleta de sugerentes plenitudes, que nos transportan a ideales que aun persisten.
La exposición permanecerá abierta hasta el próximo 30 de junio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada