martes, 11 de mayo de 2010

UN NUEVO ESPACIO PARA EL ARTE EN MATARÓ








Desde finales de la década de los ochenta, la capital de la comarca del Maresme ha monopolizado los espacios artísticos entre los estamentos públicos y la obra social de las entidades de ahorro. Todos, con suficientes recursos para mostrar a la ciudad obra de envergadura, o dar a conocer diversidad de artistas, muchos de ellos procedentes de otras ciudades o países.

Aparentemente, la imagen es positiva, pero esta centralización, de forma lenta y progresiva, ha provocado que las casi diecisiete galerías que durante las dos décadas precedentes formaron parte del panorama artístico de la ciudad, desaparecieran, debido tanto a cambios de costumbres como de inversiones económicas.

Que una nueva galería de arte privada abra sus puertas al público en general es todo un acontecimiento, para la ciudad como para los artistas, que podrán ver ampliadas sus posibilidades para expandir su arte.

Gal-Art, situada en la Ronda O'Donnell, 89 de Mataró (Tel. 93 757.74.95) inauguró su espacio el pasado 5 de mayo. Con la presencia de numeroso público, Daniel Cabrera y Joan Fábregas socios, amantes del arte y coleccionistas, dieron la bienvenida a los presentes, mientras comentaban aspectos técnicos y de logística de su galeria.

Gal-Art, Antigüedades y Coleccionismo, tiene como objetivo ofrecer tanto al comprador ocasional como al coleccionista experto, un amplio abanico de obras, centradas principalmente en los siglos XIX y XX, sin dejar de mostrar interés por los pintores locales.

Su concepto varia del empleado por las galerías tradicionales. Si bien, a través del mismo pueden exhibir obra concreta de un artista, rodeada por la de otros, y donde el posible cliente se puede acercar, la finalidad de Gal-Art es añadir a esta opción, la promoción del conjunto de su espacio directamente, a la búsqueda del comprador, bien pertenezca a una sociedad mercantil, como a nivel particular.

El local de la Ronda O'Donnell 89, se muestra acogedor; los cuadros colgados dan una gran sensación de calidez, si bien serían de agradecer una iluminación más precisa y un margen de pared más amplio. El hecho de que los muros estén repletos de cuadros da la sensación de encontrarnos ante el “sanctum-santorum” de un coleccionista privado, lo cual no deja de ser una invitación para los muy apasionados amantes del arte.

La variedad de estilos y temáticas es percibida rápidamente por el espectador, sin dar concesiones, por el momento, al arte de vanguardia o conceptual.

Es verdaderamente satisfactorio para la ciudad que un nuevo espacio artístico entre a formar parte de la misma, ampliando las posibilidades de compra-venta y facilitando la entrada a artistas como Jaume Agulló (http://www.jagullo.blogspot.com/), especializado en el retrato, como puede observarse a través del escaparate de la galería, y con una larga trayectoria dentro de esta temática, aunque también ha puesto en práctica su arte con el paisajismo, y del que Gal Art exhibe una muestra.

El retrato expuesto, dentro del más puro academicismo, con precisión y detalle absolutos – especialmente en el contenido de la mesa – huye de la sobriedad de un fondo unitario de color, para mostrarnos una vista más cosmopolita, que acompaña sin difuminar a la protagonista del retrato, y nos presenta un pintor meticuloso y exquisito, de trazo ágil y formas suaves, tratando el cromatismo en tonos claro-oscuros, muy plácidos, con sencillez y elegancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada