viernes, 5 de noviembre de 2010

JOSÉ LULL – LUZ Y CANDOR DEL MEDITERRÁNEO




Contemplar la obra de José Lull es alejar nuestras mentes de lo cotidiano, para viajar a pueblos y villas de la costa de Levante, especialmente el Mar Menor, donde la luz cromática tiene un significado especial, único, tremendamente cálido, y lleno de matices plenos de candor.
La galería de arte MAR, perteneciente al GRUP ESCOLÀ de Pau Claris, 120 de Barcelona (http://www.grup-escola.com/) expuso hasta el pasado 1 de noviembre la obra del pintor valenciano José Lull.

Nacido en 1933, cursó estudios en la Escuela Superior de Bellas Arte de San Carlos, los cuales completó en las ciudades de Madrid, París, Munich y Amsterdam. Distinguido entre otros premios como académico con medalla de oro en la Academia de las Artes, las Letras y las Ciencias de Italia, la obra de este artista valenciano es un canto a la nostalgia, a una infancia muy distinta de la actual, donde la inocencia mezclada con cierta argucia, ofrece unas imágenes de gran ternura.

Con una brillante y exquisita utilización de la paleta, pincelada meticulosa y precisa, equilibro y calculada disposición de la perspectiva y el espacio, el visitante ocasional no aprecia estos detalles, pero sin lugar a dudas, se deja seducir por los “angelicales” monaguillos, tremendamente vivaces y picaros, realizando mil y una pillerías en un entorno rústico e idílico, existente tan sólo en la lejanía de los recuerdos, o en imágenes de viejas películas.

Monaguillos con sotana roja, pertenecientes al coro y la peculiaridad de las ya desaparecidas wambas de color azul, paisajes cálidos, llenos de color, imágenes de bella inocencia infantil y escenas de campo, llenas de la fuerza de la Naturaleza. Escenas entrañables, demasiado idealizadas, para algunos, tal vez “de postal”, pero para otros, memoria lejana de un mundo perdido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada